martes, 16 de octubre de 2012

EL PORTAFOLIOS COMO ESTRATEGIA DE EVALUACIÓN PARA LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA


¿QUÉ ES UN PORTAFOLIOS?

Le llamamos portafolios a esa pequeña maleta hecha de piel, que los grandes señores de negocios llevan consigo, de un lado y otro, lleno de documentos y papeles diversos. Nuestro portafolios no será así, porque en la clase de educación artística no sólo usamos documentos y papeles, también hacemos dibujos, bailamos, actuamos, cantamos, tomamos fotografías, hacemos videos, investigamos, escribimos guiones, nos maquillamos y disfrazamos, etc.

En un pequeño portafolios, como el de esos señores, no podríamos meter todas las cosas que hacemos en la clase. De hecho, primero tendríamos que preguntarnos ¿cómo podemos guardar las cosas que hacemos en la clase?


Un dibujo o una obra literaria hechas por nosotros mismos es fácil de guardar, porque son documentos, pero una coreografía, una escenificación o una canción no son objetos, sino acciones. ¿Cómo podríamos guardar nuestras acciones? Bueno, pues… ¡no se puede! Pero sí podemos hacer un registro de ellas mediante evidencias.

Las evidencias son todos aquellos textos, imágenes o sonidos que dan testimonio de una acción o un evento.

Pongamos de ejemplo una boda. Dos personas enamoradas entre sí deciden casarse. Para que la gente sepa que su boda va a ocurrir, les envían invitaciones muy bonitas y bien diseñadas, con textos muy amorosos que darán información de en dónde, cuándo y a qué hora se les espera. El día de la boda, además de los invitados, el lugar estará colmado de fotógrafos, estos estarán encargados de ir registrando los momentos más importantes mediante fotografías y video. Al terminar la ceremonia civil o religiosa, todos pasaran al salón de la recepción y se encontrarán con un lugar lleno de adornos de todo tipo (globos, carteles, servilletas, arreglos de mesa) diseñados para dejar en claro el motivo de la reunión, con los nombres de los contrayentes y dispuestos para que los invitados se los lleven a sus casas.

Bueno, pues las invitaciones, las fotografías, los videos, y los adornos o “recuerdos” son evidencias de la boda.

Cuando nosotros abordamos un tema en la escuela también vamos generando evidencias. Pongamos de ejemplo el “Proyecto Cómic 2.0”.

Al arrancar este proyecto, primero tuvimos que leer las lecciones, que el proyecto recomendaba, en los libros de texto. Luego tuvimos que ampliar nuestra investigación y recurrimos, seguramente, a otros libros, alguna enciclopedia, algunas páginas de internet, etc. Tal vez alguien haya comprado una revista de historietas para estudiarla y darse una mejor idea de lo iba a emprender.

Para entrar en materia escribimos una historia, creamos un storyboard, algunos hicimos dibujos, algunos hicimos fotografías, algunos buscamos y obtuvimos imágenes. Descargamos programas y procesamos nuestras imágenes. Algunos las procesamos en línea. Repetimos varias veces el proceso hasta que nuestro trabajo quedó a nuestro gusto. Y tras toda esa larga secuencia de trabajos, obtuvimos nuestro cómic.

Bueno, las hojas con apuntes o dibujos, las imágenes, los videos o las grabaciones de audio donde consta el registro de cada página leída, cada palabra escrita, cada línea trazada, cada obturador activado, cada comando que dimos a los programas empleados, esas son nuestras evidencias del proceso. El cómic o historieta final es nuestra evidencia de resultado.

¿PARA QUÉ SIRVE UN PORTAFOLIO EN LA CLASE DE EDUCACIÓN ARTÍSTICA?

Para valorar nuestro trabajo y nuestro aprendizaje. Además, el portafolio brinda herramientas a los maestros para que puedan evaluarnos mejor y nos asignen una calificación más justa.

Cuando solo vemos los resultados de un trabajo, corremos el riesgo de juzgar incorrectamente al autor. Por ejemplo, en los resultados del “Proyecto Cómic 2.0” hubo trabajos excelentes y, hasta apantallantes. Al mismo tiempo recibimos algunos no tan buenos y algunos otros con varios errores básicos. Al ver el resultado podemos prejuzgar que los autores de los mejores trabajos fueron los más listos, los más aplicados, los más talentosos, los más esforzados, etc. y que el resto de los autores no se esforzaron tanto o no tienen tantas aptitudes para la creación de historietas.

Si lográsemos ver todas las evidencias del proceso, tal vez comprobaríamos que los autores de los mejores trabajos sí se esforzaron más, o que sí tiene mayores habilidades que el resto pero, también podríamos descubrir que no se esforzaron tanto, que ya conocían técnicas de elaboración cómics o que recibieron ayuda más especializada o que copiaron el trabajo.

Si yo fui uno de esos casos en que me esforcé, investigué y trabajé mucho, pero el producto final no fue tan afortunado, las evidencias del proceso me van a permitir darme cuenta que, a pesar del resultado, aprendí mucho. Si, además, tengo acceso al portafolios de los demás, podré darme cuenta que algunos de ellos no aprendieron tanto como yo y que algunos de ellos aprendieron más que yo. También puedo comparar las decisiones que yo tomé con las que ellos tomaron y verificar qué me faltó, en qué me equivoqué y qué hice correctamente.

¿CÓMO HACER MI PORTAFOLIOS?
Primero que nada, debo tener plena conciencia de que deseo hacerlo desde el inicio del proyecto, así seré cuidadoso de ir haciendo los registros necesarios durante todo el proceso.

El primer paso es registrar algunas cuestiones sobre la manera en que inicio el proyecto, por ejemplo: ¿Cuánto conozco del o los temas que se abordan? ¿Cuento con todos los recursos para hacerlo bien? ¿Qué imagino que voy a aprender? ¿Cuánto trabajo creo que me costará hacerlo?

Luego debo destinar un espacio para guardar todas las evidencias que generaré durante el proyecto.

Portafolios Físico
Si voy a usar evidencias físicas, tal vez me sirva un portafolios físico (o tal vez necesite una maletota). Ahí iré guardando y clasificando los libros, los cuadernos, las hojas donde realicé mis dibujos, mi storyboard. Por supuesto que las fotografías, junto con las páginas web, voy a tener que imprimirlas y los sonidos y videos voy a tener que pasarlos a un disco.

Aunque esta sea una opción válida para crear mi portafolios de evidencias, yo no lo recomiendo mucho, porque si en algún momento utilicé el diccionario enciclopédico Larousse de 12 tomos o la Enciclopedia Británica de 24 tomos, deberé incluir los 3 o 4 tomos usados en el portafolios, junto con el resto de mis registros y materiales (creo que la maletota no va a bastar), y andaré cargando mis evidencias por lo menos, los días designados para la evaluación.

Portafolios Digital
Otra opción es la de manejar mis registros en formato digital. Últimamente las fotografías, los sonidos y los videos se obtienen, se manejan e intercambian en formato digital de manera generalizada, así que lo que restaría sería convertir libros, apuntes y dibujos a ese formato. Si no se puede hallar su versión electrónica, un scanner o una cámara fotográfica puede ayudarnos con eso.

Las evidencias se van guardando y clasificando en carpetas y subcarpetas de nuestra computadora. Y se pueden transportar en la misma computadora (si es portátil, claro), en un disco o en una memoria usb.

Por supuesto que siempre existe el riesgo de que me roben mi portátil, se raye o se rompa el disco, o la memoria se infecte al conectarla en una computadora con virus.

Para prevenir esos riesgos existe una tercera opción.

E-Portafolios
Si estoy manejando mis registros en formato digital, subirlos a internet puede ser una excelente manera de respaldarlos y prevenir la pérdida de mis evidencias por los riesgos antes descritos u otros no mencionados.

Recientemente han empezado a popularizarse las NUBES. ¿Qué son las NUBES? Son servicios de almacenamiento digital, casi todas soportan cualquier tipo de archivo (en documentos: doc, dot, xml, rft, txt, pdf, etc. En imágenes: jpg, bmp, gif, tiff, png, etc. En videos: mov, avi, mpeg, mp4, asf, wmv, flv, tec. En sonidos: wav, mp3, wma, midi, au, flac, ogg, etc.) y, además de almacenarlos, tienen un gestor de descargas para el dueño de los archivos o para quién él designe que puede descargar sus archivos. Algunas plataformas incluyen herramientas para reproducir y leer los archivos sin necesidad de descargarlos, pero su servicio fundamental sigue siendo el almacenaje.

Algunas plataformas gratuitas son:


Para utilizar estos servicios solo tengo que registrarme con mi cuenta de correo y subir mi carpeta y subcarpetas del portafolios de evidencias.

Cuando necesite acceder a mi portafolio, bastara tener conexión a internet para ver mis contenidos o descargarlos. También podría mandar por correo electrónico la dirección web donde los tengo hospedados (esa te la da el mismo servicio o te aparece en la barra de direcciones en el navegador) a mi maestro o maestra y a mis compañeros para que ellos, desde su computadora vean mis evidencias y si ellos me mandan su enlace, yo podré ver sus respectivos portafolios.

También existen otros servicios web, que me permiten diseñar presentaciones en donde puedo hacer que mis textos, imágenes, sonidos y videos interactúen para que, quien acceda a mi portafolios, lo lea de una manera más dinámica y conforme al ritmo y la trayectoria que yo haya configurado.

Servicios como mydocumenta, facebook, blogger o wordpress pueden brindarme las herramientas necesarias para generar presentaciones de mis evidencias, en donde pueda agregar comentarios o reflexiones a cada texto, imagen, sonido o video de los registros de mi proceso y de mi resultado.

¿CÓMO HACER LOS REGISTROS?
Los modernos celulares pueden resolver casi todas las necesidades que tendré porque poseen cámara para fotos, videos, grabadora de sonidos, conexión a internet y posibilidad para transferir archivos mediante bluethoot o por cable de datos, pero si no cuento con uno de estos ejemplares, puedo allegarme de una cámara digital (con opción de foto y video), un scanner y una grabadora de audio.

Es importante que, durante el proceso, vaya registrando todas las ideas que se me vayan ocurriendo o las cosas que se me vayan aclarando. Puede ser por escrito o mediante la grabadora de audio. También puedo registrar las conversaciones con mi maestro o maestra, con mis compañeros, con mis papás o personas que me vayan ayudando.

Es bueno fotocopiar o fotografiar las páginas de libros que me ayuden de manera determinante a entender o a decidir las acciones que vaya realizando. Igualmente los apuntes, dibujos o diagramas que voy elaborando.

Fotografiar o videograbar distintos momentos de trabajo, sin importar si se realizan individualmente, grupalmente o por equipos, me va a permitir, al ver los registros, mirar mi desempeño desde una perspectiva distinta, como si yo fuera espectador de mí mismo. Aunque parezca increíble, muchos errores se comenten porque no se tiene una visión más amplia de los hechos, y muchos desacuerdos y conflictos se pueden resolver mirando los registros, o se pueden detectar errores u omisiones.

(Aunque no es necesario ser tan esquemáticos, nos servirá mucho tener que cuenta que los registros fotográficos sirven, especialmente, para registrar las actividades que realicemos en Artes Visuales, los de video, para las actividades que realicemos en danza y teatro, y los sonoros, obviamente, para las actividades que realicemos en el área musical)

Conforme vaya generando las evidencias, las iré guardando, tratando de que conserven el orden cronológico en que fueron obtenidas. Incluso, al final de cada etapa del proceso, puedo encapsularlas mediante subpaquetes o subcarpetas (según el formato que elegí: físico o digital). Así, al final, tendré todos los registros ordenados y listos para ser mostrados.

¿CÓMO CERRAR MI PORTAFOLIOS?

Por supuesto, si inicié mi portafolio contestando ciertas preguntas sobre mis condiciones en el arranque, cerrarlo requiere registrar algunas 
cuestiones sobre la manera en que termino el proyecto, por ejemplo: ¿Cuánto conozco ahora del o los temas que se abordaron? ¿Los recursos con que conté, fueron suficientes para hacerlo bien? ¿Aprendí? ¿Cuánto aprendí? ¿Cuánto trabajo me costó lograrlo?


Aunque la creación de un portafolios parece un gran trabajo que requiere un enorme esfuerzo, diferido a través de todo el proyecto se reduce a pequeñas acciones (tomar una foto o video de vez en cuando, accionar la grabadora cuando hablo del proyecto, etc.) algunas de ellas, de todas formas las realizo como hacer apuntes, dibujar o maquetar. Sólo voy a esforzarme en mantenerme consciente de que estoy haciendo los registros de mi trabajo y en cuidar guardarlos organizadamente.

Si no me lo crees. Inténtalo. Te darás cuenta que no te toma demasiado tiempo, ni te quitará el aliento; y sí te dará mejores herramientas para valorar y hacer valorar mejor tu trabajo.

Un saludo

El Promotor


2 comentarios:

  1. Qué excelente manera de presentar un recurso para la evaluación tan importante como lo es el portafolios de evidencias. Desde siempre tuve la sensación que eran recursos imposibles para mi, profesora con muchos años de servicio. Y con esta amena exposición se me antoja no sólo accesible sino divertido. Seguiré revisando todos tus materiales. Gracias. (Quise suscribirme al blog pero no me lo permitió. Sin embargo ya tengo la dirección en mis marcadores)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Laura:
      Agradezco infinitamente tu amable comentario y me da gusto saber que estas publicaciones te han sido de utilidad. Me encantará recibir todas las observaciones que te surjan en la revisión de los materiales, sobre todo, aquellas que me permitan mejorar la calidad y la comprensibilidad de los artículos.
      Voy a investigar porqué no funcionó el gadget de suscripción y ya te avisaré si logro repararlo ¿vale?
      Sigo a tus órdenes en este espacio virtual.
      Un saludo

      Eliminar

¿Te gustó este artículo? ¡Descárgalo y llévatelo en PDF!