domingo, 25 de noviembre de 2012

LAS TAREAS EN UNA PUESTA EN ESCENA


6° GRADO. BLOQUE II. TEATRO

Aprendizaje esperado: Participa en las funciones y tareas establecidas en una puesta en escena.

Eje de apreciación: Definición de los roles de cada uno de los participantes que integran una puesta en escena (guionista, director, maquillista, escenógrafo, iluminador, actores, vestuarista, musicalizador, etc.), considerando la adaptación realizada en el bloque I.

LA PUESTA EN ESCENA
Le llamamos “Puesta en Escena” al proceso mediante el cual transformamos el lenguaje escrito (de un texto dramático si se trata de una obra de teatro u ópera o comedia musical o de un guión coreográfico si se trata de un espectáculo dancístico o corporal o circense) al lenguaje multisensorial, multimedial y multidisciplinario del escenario.


Cuando un director trabaja la representación de una historia con los actores, o cuando un coreógrafo trabaja los pasos y desplazamientos de un diseño coreográfico con los bailarines, no están realizando la puesta en escena. Están trabajando quizás, el lenguaje central y medular de una posible puesta en escena, pero para llamarla como tal, es necesario incorporar y crear interacciones con el resto de los lenguajes que intervendrán en el escenario: las dramatizaciones, las coreografías, las canciones, la escenografía, los decorados, la maquinaria del teatro, el mobiliario, los accesorios, la utilería, el vestuario, el maquillaje, las luces, la sonorización, la musicalización, los efectos especiales, etc.

Para la realización de una puesta en escena se requiere del trabajo de muchos intervinientes, con labores especializadas. Algunos roles conllevan más responsabilidades que otros, pero todos procuran trabajar con mucha comunicación y subordinación recíproca para que, la suma de sus intervenciones genere un trabajo armónico y unificado, ya que lo que todos persiguen, en esencia, es mostrar una historia, y su labor consiste en lograr que esa historia se entienda correctamente y sea muy atractiva para el público. Por eso, todos supeditan su labor al cumplimiento de esos dos principios.

ROLES INTERVINIENTES O QUE PUEDEN INTERVENIR EN LA PUESTA EN ESCENA

Muchos profesionales y especialistas intervienen en la puesta en escena. Los roles que juegan son importantes y determinantes para la buena consecución de ella, sin embargo, para estar mejor organizados, los roles se dividen entre Creativos, Interpretes (o ejecutantes) y Técnicos.

CREATIVOS

DRAMATURGO o GUIONISTA:
Es el encargado de expresar por escrito la manera y los recursos con que se va a contar la historia. El dramaturgo, casi nunca está presente durante el proceso de la puesta en escena, sin embargo, en las ocasiones en que se cuenta con él, casi no se le permite intervenir, pues su trabajo concluye cuando entrega el libreto o guión. En tal caso, a veces se le solicita corregir los parlamentos o crear escenas en consonancia con los requerimientos que surgen durante el montaje escénico.

DIRECTOR ESCÉNICO:
Es el encargado de diseñar el discurso escénico final, coordinando y unificando la participación de todos los lenguajes que compartirán y compondrán la escenificación. Su trabajo comienza cuando el texto dramático está concluido y termina en el último ensayo antes de la presentación a público. Algunos directores desean seguir mejorando su trabajo durante la temporada de presentaciones, sin embargo, no se les permite realizar grandes cambios ya que eso podría poner en riesgo la integridad del producto escénico.

COREÓGRAFO:
Si la puesta en escena es de carácter dancístico, el coreógrafo hace las veces de director escénico. Si se trata de una obra de teatro y en la escena se requieren productos dancísticos o de expresión corporal, es el coreógrafo el encargado de diseñarlas y montarlas en base al diseño escénico del director. En algunas ocasiones cuenta con bailarines, en algunas otras no y debe trabajar con los actores.

DIRECTOR MUSICAL:
Algunas puestas en escena cuentan con música en vivo. El montaje de las piezas musicales y la dirección de su ejecución quedan a cargo del Director Musical. En una ópera, una comedia musical o una obra de teatro que requiere una interpretación cantada, el director musical también coordina el trabajo de los cantantes o de los actores que cantan.

ESCENÓGRAFO:
Es el responsable de diseñar y coordinar la construcción, montaje y movilización de todos los elementos plásticos y visuales (muebles e inmuebles) que intervendrán en la escenificación.

ILUMINADOR:
Es el encargado de diseñar el discurso de las luces. Trabaja muy de cerca con el escenógrafo y su participación es tremendamente importante pues también determina la estética de la puesta en escena y el entendimiento del discurso escénico.

SONORIZADOR:
Es el encargado de diseñar el discurso sonoro. Se encarga de planear, seleccionar y/o realizar todos los apoyos sonoros que la escena necesita para que se comprenda bien la historia. Su trabajo es tan determinante como el del escenógrafo o el iluminador. Puede ser el encargado de crear ambientes a través de los recursos sonoros o crear efectos sonoros específicos que deben aparecer en la escena con cierto grado de realismo para engañar los sentidos del público.

VESTUARISTA:
Es el encargado de diseñar cada uno de los trajes y accesorios que se usaran en escena. El Vestuarista por tanto, debe tener conocimientos profundos de la Historia de las Culturas, pues debe saber qué tipo de ropa se usaba en cierta época o en cierto lugar. Debe saber acerca de la textura de las telas y de teoría del color. Pero lo más importante es que lo que debe tener muy claro es cómo funcionan todos esos elementos en escena. Es decir un vestido que se ve hermoso en la vida real, puede no lucir en el escenario. Y esto se debe a que el escenario funciona con sus propias reglas y en este caso el traje deberá ser acorde al resto de las propuestas escénicas como son la iluminación, la escenografía, la utilería y los movimientos que realiza el actor, bailarín o cantante en escena. El vestuario, además, debe ser cómodo para el ejecutante escénico, debe permitirle moverse con libertad, no ser muy pesado y por si esto fuera poco, en muchísimas ocasiones, debe ser fácil de quitar y poner, debido a que a veces, se requiere realizar cambios de vestuario muy rápidos entre escenas o dentro de una escena. Por todo ello, el vestuarista no puede ser cualquier modisto o diseñador de ropa, su lógica debe ser teatral y para ello requiere una formación especial.

EJECUTANTES

ACTORES:
Son los responsables de personificar a los distintos personajes de la historia. Además de la preparación histriónica, los actores necesitan preparación corporal y vocal pues, dependiendo de la propuesta escénica, a veces necesitan representar a varios personajes, bailar, cantar, realizar números circenses, hacer pantomima, etc.

BAILARINES:
Son los encargados de ejecutar las coreografías o las propuestas escénicas de lenguaje corporal. En las obras de teatro, casi siempre están incorporados a la escena como personajes figurantes o secundarios (dependiendo de la preparación histriónica de los bailarines). En un espectáculo dancístico cómo el ballet, ellos asumen el rol de los actores al personificar a los personajes de la historia.

CANTANTES:
Son los encargados de interpretar vocalmente las canciones de la obra. Ellos también son incorporados a la escena en las obras de teatro, tanto como los bailarines. En un espectáculo dramático-musical cómo la ópera, ellos asumen el rol de los actores al personificar a los personajes de la historia.

MÚSICOS:
Son los encargados de ejecutar las piezas musicales. En una escenificación, la música, como lenguaje, tiene siempre una presencia importante y determinante, aunque su participación varíe pues, a veces tiene una presencia protagónica en la escena, a veces juega como mero decorado (música de fondo).

ACRÓBATAS:
Aunque no siempre se necesitan, los acróbatas tienen una participación importante en las escenificaciones, bien para presentar números asombrosos como apoyo estético del espectáculo, (Zanqueros, jugadores de fuego, malabaristas, gimnastas, magos, etc.), bien para recrear escenas difíciles que conllevan riesgo físico para el actor sin preparación acrobática. Por supuesto que si el acróbata tiene preparación histriónica o el actor tiene preparación acrobática puede desempeñar ambos roles.

TÉCNICOS

PRODUCTOR:
Es el encargado de proveer de los recursos necesarios para la puesta en escena: financieros, técnicos, logísticos y humanos.

PRODUCTOR EJECUTIVO:
Es el encargado de supervisar el ejercicio de los recursos financieros, el desempeño de los recursos humanos y garantiza que los recursos técnicos y logísticos estén disponibles en tiempo y forma para el cumplimiento de las metas artísticas y escénicas.

ADMINISTRADOR:
Es el encargado de administrar el ejercicio de los recursos financieros del proyecto escénico en todos sus aspectos: ingresos, egresos, créditos, liquidez, transacciones, inversiones, rentabilidad, etc.

HERREROS Y CARPINTEROS:
Son los encargados de construir la o las escenografías y el mobiliario. Su participación es crucial, sobre todo cuando se requiere que existan mecanismos especiales como trampas, dobles fondos, objetos que se transforman, etc. Por ello se necesitan personas con mucha experiencia en la herrería y carpintería teatral.

ELECTRICISTAS:
Son los encargados de crear y mantener una instalación eléctrica que permita el funcionamiento eficiente y seguro de todos los aparatos y mecanismos implicados en la escena, desde las luces y el sonido, la máquinas de humo, los varales y telones eléctricos, efectos especiales, etc. En la actualidad, muchas producciones, sobre todo las de gran formato automatizan casi toda la maquinaria teatral y ello requiere de una instalación eléctrica (y su debido mantenimiento) muy compleja. Un electricista poco experimentado en las cuestiones escénicas no puede prever la enorme cantidad de requerimiento y riesgos que se necesita en la escena.

TRAMOYISTAS:
Son los encargados de manejar toda la maquinaria teatral durante la representación. Los tramoyistas son especialistas en volverse invisibles al público para poder ejecutar su trabajo y aunque en las grandes producciones se va automatizando cada vez más la maquinaria teatral, los tramoyistas siguen siendo importantes y determinantes para la buena consecución de la escena.

UTILEROS:

Es el encargado de la utilería (atrezzo). El utilero realiza trabajos de asistencia a los actores/actrices, y en el manejo de los pequeños elementos cambiantes en la escenografía. Se encarga también de su mantenimiento, reparación y almacenamiento después de la función. El utilero de teatro puede también crear objetos que no existen en la realidad cotidiana, o modificar elementos de utilería por cuestiones de estética o de estilo, y para adaptarlos a la acción dramática. Por ejemplo si una silla tiene que romperse en un preciso instante, el utilero ingeniará un dispositivo activado por el actor en el momento requerido, para simular la rotura del mueble y tal vez una caída. También se encarga de ambientar los accesorios para adaptarlos al conjunto del decorado, pintándolos de otro color, modificando su acabado, envejeciéndolos o haciéndolos parecer como nuevo si se compraron de segunda mano. El utilero depende del escenógrafo, del vestuarista y del director de escena.

TRASPUNTES:

Originalmente, el traspunte se hacía cargo de prevenir a los actores sobre su salida a escena, incluso les apuntaban el inicio de su diálogo para que los actores ubicaran la escena que les tocaba representar, sin embargo, actualmente el traspunte se encarga de prevenir e indicar a todos (actores, bailarines, cantante, acróbatas, tramoyistas, técnico de luces y técnico de sonido) el momento en que les toca ejecutar su participación en la escena. Normalmente se les ve siempre, durante la función, con un libreto en la mano y un aparato de comunicación en la oreja.

TÉCNICOS DE LUCES:
Es el encargado de ejecutar el diseño del iluminador durante la función. Algunos teatros poseen más de cien luces individuales entre backs, cenitales, laterales y frontales, cada uno con una función, tamaño, intensidad y color diferentes, además de las luces ambiente, por lo que se necesita que el técnico conozca a la perfección la disposición de toda la instalación de luces para manejarla eficazmente. Recientemente se han computarizado las consolas de luces, por lo que los técnicos han debido capacitarse en el manejo de esa maquinaria a través de los programas computacionales. Algunos adelantos tecnológicos conllevan retos como el manejo de las luces robóticas (que vinieron a sustituir los seguidores manuales) y que se gobiernan en la computadora o con joysticks.

TÉCNICOS DE SONIDO:
Es el encargado de ejecutar el diseño del sonorizador durante la función y de hacer que se escuchen los actores y los músicos mediante un intrincado sistema de microfonización. Por supuesto, entre más grande es el formato de la escenificación, más complejo es el trabajo del técnico de sonido. La sonorización de los músicos puede implicar desde ecualizar un solo micrófono para el hombre-orquesta de la obra, hasta los ochenta o cien instrumentos de una orquesta sinfónica. Los músicos suelen usar micrófonos de cable; pero los actores y cantantes que se mueven por el escenario requieren micrófonos inalámbricos. Esos micrófonos, además de la ecualización requieren una gran pericia para lograr que no se mesclen o interfieran sus respectivos canales. Manejar 5 u 8 micrófonos inalámbricos es relativamente sencillo, pero hacer que 30 o 40 funcionen correctamente de manera simultánea es un reto inmenso. Adicionalmente, cuando el ballet interpreta números de percusión plantar como el tap, el flamenco o el zapateado, se requieren micrófonos de piso para que el público aprecie mejor su talento y virtuosismo.

EFECTOS ESPECIALES:
Aunque debería existir un encargado, no existe una figura que se encargue, específicamente, de este rubro. Los efectos especiales que, a juicio del director, se necesitan, son resueltos por los distintos encargados del montaje, dependiendo de la naturaleza del efecto: Los efectos ópticos, llamados también efectos visuales, y los efectos mecánicos (denominados también efectos prácticos o físicos), que se realizan durante la función son resueltos por el escenógrafo, el iluminador y su personal de herreros, carpinteros, electricista; o por los tramoyistas; por los actores; por los acróbatas. En ocasiones se hace necesaria la participación del vestuarista y/o el costurero. Los efectos de sonido por el sonorizador. Los efectos especiales de maquillaje por el maquillista.

MAQUILLISTAS:
Es el encargado del diseño del maquillaje y los postizos teatrales. El maquillista trabajar muy de cerca con el director, al actor, el iluminador y el vestuarista para establecer de qué forma se realizará el maquillaje apoyando el carácter del personaje. Por ejemplo: si este debe verse enfermo, cansado, viejo o glamoroso. En el teatro no se usa maquillaje corriente. Son maquillajes especializados capaces de resistir las luces del escenario y el movimiento mismo del trazo escénico. Normalmente lo que más se cuida son los ojos por ser estos la parte más expresiva del rostro. El maquillista también es el responsable del diseño y elaboración de postizos con látex u otros materiales, en caso de caracterizaciones profundas (Narices, mentones, arrugas), etc. En la práctica, la figura del maquillista es indispensable para cine y televisión pero en teatro, sobre todo en producciones pequeñas, son los propios actores los que plantean una propuesta de maquillaje al director.

COSTUREROS:
Es el encargado de elaborar los vestuarios y los elementos escenográficos de tela. El costurero no solo debe tener las habilidades que les son propias, sino debe ser capaz de reproducir diseños como los que le entrega el vestuarista y poder crear los mecanismos en el vestuario que se necesiten para que el actor o los efectos especiales puedan accionar sin que se note los trucos adicionados en las prendas.

ACOMODADORES:
Se encarga de asistir al público. Casi todo mundo conoce su labor de conducir a los asistentes desde la puerta hasta su butaca, pero no es su única responsabilidad, los acomodadores permanecen cerca del público durante toda la función y resuelven los problemas o inconvenientes que estos tengan, además, mantienen el silencio y la oscuridad necesaria en la sala para que el público pueda disfrutar más de la función.

TAQUILLEROS:
Es el encargado de vender los boletos para la función. En taquilla se tiene registro de la ocupación en sala por lo que el taquillero también puede ayudar al público para que este adquiera su acceso ocupando las butacas o la zona de su preferencia.

PUBLICISTA:
Es el encargado de difundir y publicitar el proyecto escénico. Comúnmente desarrolla su trabajo a través de los medios de comunicación. También se encarga de diseñar un mensaje adecuado para movilizar al público adecuado, realiza estudios de mercado y evalúa el impacto mediático de los diferentes componentes y participantes en el proyecto. El publicista es el responsable de incrementar el volumen de la asistencia del público al teatro para ver esta puesta en escena.

CONTADOR:


Es el encargado de aplicar, manejar e interpretar la contabilidad, fundamentalmente lo relacionado a las obligaciones fiscales del proyecto. Es un trabajo arduo y poco atractivo, pero muy necesario.

Fuentes:


Eje de expresión: Colaboración en una puesta en escena, desempeñando algún rol.

Actividad 1. Organicémonos para una puesta en escena. En el bloque anterior escribimos un texto dramático partiendo de una leyenda, incluso montamos las escenas o hicimos lecturas del texto en voz alta. El objetivo, ahora, es el de llevar ese texto al escenario. Para hacerlo, debemos organizarnos y repartirnos las responsabilidades para enfrentar este reto de una manera integral.

En este artículo conocimos los distintos roles y sus responsabilidades en el proceso de la puesta en escena. Si todos estamos dispuestos a participar, hallaremos una responsabilidad para cada uno, acorde a nuestros gustos y a nuestras habilidades. Es muy probable que en la escuela no existan todas las condiciones y recursos que tiene un teatro, así que, algunos roles no podrán jugar. Por ejemplo, si en la escuela no hay instalación de luces, no tiene caso elegir el rol de iluminador o de técnico de luces. No obstante, quedan suficientes vacantes como para que todos podamos asumir uno o hasta dos roles.

Este proyecto de conlleva que tendremos que asumir el compromiso para lo que resta de este ciclo escolar. Haremos avances analizando el texto, inventando estrategias, investigando cómo resuelven los profesionales, consiguiendo recursos, etc. Así, al final del ciclo escolar, tendremos las condiciones para presentar a la comunidad una puesta en escena bien armada.

Eje de contextualización: Reflexión acerca de la importancia del trabajo colaborativo en el teatro.

Actividad 2. Para que un grupo de personas puedan trabajar conjuntamente, sin obstaculizarse ni lastimarse física o psicológicamente, es necesario que todos acaten ciertos principios y normas de colaboración y convivencia. En plenaria, intenten determinar cuáles serían esos principios y esas normas para que, una vez establecidas, todos se sujeten a ellas y trabajen más armónicamente y de manera unificada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te gustó este artículo? ¡Descárgalo y llévatelo en PDF!