domingo, 20 de enero de 2013

LA DANZA Y LAS ARTES VISUALES

5° GRADO. BLOQUE III. DANZA Y EXPRESIÓN CORPORAL

Aprendizaje esperado: Determina la relación que existe entre la danza y las artes visuales.

Eje de apreciación: Identificación de las formas de relación entre la danza y las artes visuales.



Hablar sobre la relación que existe entre la danza y las artes visuales es hablar de una relación compleja que ha preexistido, tal vez, desde la génesis de ambas expresiones.

Su coexistencia está plagada de momentos de simbiosis, de retroalimentación, de interacción y de distanciamiento.

A través de la historia, los artistas plásticos han mostrado una cierta fascinación por la composición visual que los cuerpos y los movimientos de la danza generan.




Así mismo, los coreógrafos y bailarines no han resistido la tentación de inspirar su trabajo en las grandes y pequeñas obras del arte visual.



Además de influenciarse mutuamente, también se han unido para generar productos mixtos. Las artes visuales, por una parte, se ha servido de los intérpretes escénicos para la generación de instalaciones visuales interactivas o en los llamados performance. La danza, por su lado, se ha nutrido de las artes visuales para complementar sus discursos, gracias a la vasta veta que el lenguaje visual les brinda (más allá del uso habitual que las artes escénicas hacen de los principios plásticos y visuales en los vestuarios, maquillajes, escenografía, iluminación, trazos y composiciones escénicas, y demás elementos percibidos por el público, fundamentalmente, a través de la mirada).



No dejaremos de mencionar a las expresiones mestizas, donde la expresión corporal puede ser generadora de expresión plástico-visual, o dónde las imágenes, proverbialmente inamovibles, danzan juguetonamente.





DEFINICIONES
Conocemos a las ARTES VISUALES como las distintas modalidades del arte cuyos productos son de naturaleza principalmente visual, tales como dibujo, pintura, grabado, escultura, arquitectura, etc.; y también artes más modernas como fotografía, cine, vídeo e infografía. No obstante, las artes escénicas, y entre ellas la DANZA, poseen dimensiones compartidas con las artes visuales desde el momento mismo en que el público requiere de la vista para apreciar, a plenitud, la narrativa presentada en la escena.

La definición de DANZA, por otro lado, sea cual sea la fuente de información utilizada, está formada por los elementos de movimiento corporal, ritmo, música y expresión o comunicación. Pero, de una manera amplia, podríamos decir que la danza es un ARTE VISUAL que se desarrolla en el espacio y... ¡en el tiempo!. Vista como arte visual, la danza es una expresión tridimensional en movimiento o, lo que es igual, es una expresión en cuatro dimensiones.



ARTES VISUALES Y EL ARTE ESCENICO DE LA DANZA
Un artículo de Adriana Escamilla Barrientos

El tema fascinante. Su desarrollo, un tanto complejo por el sin fin de vertientes en que ambas actividades se unen entretejiéndose en un marco nada escaso. ¿Cómo conjuntar los elementos? Partamos del supuesto de que la danza, en cualquiera de sus manifestaciones, no es más que música puesta en lo humano, es decir, el vehículo corpóreo de la misma, donde se juegan ritmos, cadencias y tonos que, a su vez, expresan espiritualidad. La danza es la expresión física donde se manifiesta el espíritu en una suma de elementos emocionales, visuales, técnicos, prácticos y auditivos.

A su vez, los mismos elementos se manejan en las artes visuales. Sin embargo, difieren en que la danza es una exposición única, y su única posibilidad de cautivar, tanto a ejecutantes como espectadores, es en el momento de su ejecución. El diseño se produce en la suma de una catarsis de ideas que llega, en un momento, a avisar al diseñador que su propuesta está terminada. Se exhibe y tiene, casi siempre, diversas oportunidades de cautivar al espectador, como aquel cartel que estará expectante cada día en el mismo lugar, esperando ser reconocido en algún momento por quien lo observa.

En la danza la oportunidad es única, de hecho, aunque haya ensayos previos, el verdadero momento en que la danza puede conmover es en el encuentro directo. Esa es su magia. El volumen como forma de expresión principal de la danza, se convierte en ambulante, cambiante, discontinuo, siempre dispuesto a ser modificado por la ejecución del bailarín y la connatividad de quien observa… y, aún si no hay nadie que mire, el ejecutante no es siempre el mismo: la propuesta filosófica de Heráclito que habla de que “el agua que pasa por el mismo río nunca es la misma”, es la analogía perfecta del contexto y el danzante.

Las artes visuales, aun con su aparente quietud, en tanto formas predeterminadas y estables, son el complemento idóneo de toda ejecución poética, llámese cine, teatro, ópera, circo, danza, etc., para potenciar su expresión. Las texturas, los colores, las formas y el movimiento (léase como cuarta dimensión), se conjugan para transmitirnos un mensaje coherente que pretende conmover.

Los lenguajes visuales llegan con sus connotaciones contextuales en donde se estudia al espectador. La danza contemporánea va un poco más allá, de ser posible pretenderá manifestar ánimos del espíritu no explorados comúnmente.” (Véase: http://adrianaescamilla.wordpress.com/2007/07/18/%C2%BFdanza-y-artes-visuales/)

ENCUENTROS DE LA DANZA Y LAS ARTES VISUALES
Fragmentos extraídos del texto homónimo de Beatriz Quintero

Existen semejanzas entre los procesos históricos que tanto la danza como las artes visuales han experimentado. La danza clásica tiene una intención narrativa, es decir, utiliza el cuerpo para la representación de imágenes e historias. (…) La danza surge entonces como una experimentación de la materialidad corporal y sus posibilidades. (…) Este paso de la representación a la presentación es compartido por las artes visuales, en las que el soporte mismo ha alcanzado un protagonismo importante. En el caso de éstas la presentación fue incorporándose gracias a dos procesos importantes ocurridos en el siglo XX; por un lado la abstracción que enfatiza la experimentación técnica y aleja el arte de su función representativa, y por último la inclusión del objeto mismo en la obra, como en el caso de los collages o los ready mades. La presentación del cuerpo en las artes visuales y en la danza en el anterior siglo permitió que fuera valorado como material creativo. En ambas artes la corporalidad se desprendió de una función narrativa para dar paso a reflexiones más relacionadas con su propia naturaleza.


En relación con la permanencia en el tiempo de la obra, las artes visuales y la danza han experimentado procesos contrarios, que de una u otra manera los acerca en la contemporaneidad. La danza históricamente ha cargado con una condición efímera; al igual que el performance de la actualidad la danza ocurre en un sólo momento, depende de su ejecución en un tiempo y en un espacio determinado. La pieza surge y muere con su ejecución, sólo se conserva en el imaginario de los espectadores. En la actualidad la tecnología ha proporcionado herramientas de registro como el video; éste permite la permanencia de la obra, para su democratización y perduración en la historia. Este proceso, posibilitado por la tecnología, es similar al experimentado por la música, pero en el caso de la danza, el efecto de estos recursos de registro es más fuerte, pues no existen partituras coreográficas y la conservación de las obras en la historia era casi nula, se limita a narraciones que no dan fe de la totalidad de la danza. Evidentemente el registro de una coreografía o un performance no constituyen la obra, sólo son objetos que permiten un acercamiento a un acto único pasado. Sin embargo, la inclusión del video en la danza ha tenido grandes implicaciones, como el surgimiento de la videodanza y la danza multimedia, además de la conservación de secuencias coreográficas con una intención pedagógica y la documentación de obras.



De manera contraria, las artes visuales han presentado en los dos últimos siglos un interés por lo efímero, el performance es una evidencia de este interés. La tradición de la obra como objeto trajo consigo implicaciones institucionales y mercantiles que artistas del siglo XX rechazaron con fuerza. Ante esto surgieron propuestas de obras variables, objetos destruibles y acciones no comercializables. Algunos artistas contemporáneos presentan un marcado rechazo ante lo perdurable. Estos procesos diferentes frente a lo efímero y lo objetual de una u otra manera han generado encuentros entre las artes visuales y la danza. Por un lado, coreógrafos han asumido el video más allá de su función en el registro, dando lugar a la videodanza, que puede ser entendida como una derivación del videoarte; mientras que artistas del performance han utilizado elementos de la exploración corporal en la utilización del tiempo presente, común en procesos dancísticos. Las artes visuales y la danza se entremezclan para rondar entre lo efímero y lo perdurable. (Véase: http://arttis.files.wordpress.com/2010/05/encuentros-de-la-danza-y-las-artes-visuales.pdf)




Danza digital





DANZA Y TECNOLOGÍA


              “La cultura digital no es un asunto de computadoras, sino de un tipo de pensamiento que contiene otros conceptos y entendimientos del mundo.”
Hayde Lachino (2010)


Fragmentos recuperados de “LA CREACIÓN DE DANZA: DE CARA A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS”. Reflexiones de Vivian Fritz.

Nos da la impresión que la creación de danza y las tecnologías es el gran descubrimiento de hoy en día, pero, si realizamos una mirada más profunda a este tema, veremos que en realidad no es algo nuevo. La tecnología, palabra de origen griego tekne (técnica, oficio) y logos (ciencia, conocimiento), se ha sucedido a la par al desarrollo humano y sus necesidades.

El arte en general, y evidentemente la danza, no ha estado exento de los avances tecnológicos que se han desarrollado a través del tiempo. Pero sin duda, uno de los periodos más significativos que podría señalar, se encuentra durante el surgimiento de la fotografía y el cine, a finales del siglo XIX. Estas tecnologías permiten una difusión masiva y abren al debate estético y filosófico. Esto aplicado al encuentro de tecnologías y la danza, generarán transgresiones importantes a nivel creativo, permitiendo; pensar, reflexionar y proponer nuevos lenguajes a la danza.



El encuentro danza y tecnología no solo es unidireccional. Existe una especie de complicidad que genera aportes, tanto de un lado como del otro.

Por un lado, los aportes de la danza hacia la ciencia, se pueden visualizar, por ejemplo, a través de las investigaciones realizadas por el coreógrafo Merce Cunningham. Quien en conjunto con la universidad de Simon Fraser (Canadá) realiza una colaboración que permitirá desarrollar el programa computacional Lifeform, el que dará origen a importantes software de creación de imagen 3D.

Por otra parte, en una visión inversa, el aporte de la ciencia hacia la danza, podemos reconocer casos donde la tecnología aporta a la creación artística, en su forma de pensarla y abona a la expansión del universo creativo.





Interacciones con el público, captores de sonido y movimiento, realidad virtual e internet, son algunas formas desde donde la danza se observa y reflexiona. El contexto de globalización y tecnologías de punta a puesto a la danza en un universo que la aleja de la piel, del contacto cuerpo a cuerpo, de la gravedad, del desplazamiento hacia otra temporalidad.



La danza habita entre el mundo presente y el mundo virtual. Ella es capaz de generar espacios con sólo señalarlo a través del movimiento de nuestro cuerpo, ella nos abre esa puerta a otra dimensión del ser humano. Sólo nuestra imaginación y nuestro pensamiento pueden darle diversas formas que se pueden ampliar en conjunto a las tecnologías. (Véase: http://www.danzacontemporanea.cl/reflexiones/la-creaci%C3%B3n-de-danza-de-cara-las-nuevas-tecnolog%C3%AD)

VIDEODANZA



DANZA DIGITAL



RECOMENDACIÓN
Una excelente experiencia depara a los internautas que se den el tiempo de ingresar a la plataforma web "Danza Digital" que exhibe una atractiva propuesta de acercamiento (a la manera de interacción 2.0) a la hermosa expresión de este lenguaje. Un interesante recurso multimedia. Pulsa sobre la imagen o sobre la liga:



FUENTES:

Eje de Apreciación: Construcción de una secuencia dancística a partir de una obra visual.

Eje de Contextualización: Asociación del proceso de creación y ejecución de una secuencia dancística a partir de una obra visual.

Actividad 1. En el acervo escolar existe un paquete de láminas llamado “Aprender a Mirar”. Observen las imágenes que contiene y elijan la o las que más les gusten. Si eligieron, por ejemplo 5, colóquenlas en algún orden. Ustedes decidan el orden; puede ser por cronología, o por tamaños, o por colores, o porque así les gustaron más.

(Tal vez haya escuelas que ya no posean ese material. No se preocupen. Aquí se los traemos. Sólo tiene que dar un click sobre la imagen siguiente. Se expandirá a la pantalla completa. Pueden trabajar con las imágenes en línea o pueden descargarlas a su equipo. Para ello, con la pantalla expandida, busquen en el lado superior derecho el ícono de “Descarga” o “Download”, que es una flecha apuntando hacia abajo, den click, ruta y aceptar)


Busquen la pieza musical que mejor le vaya a las imágenes y déjenla sonar durante todo el ejercicio. Intenten reproducir con su cuerpo cada una de las imágenes. Se pueden ayudar con vestuario, accesorios, etc. Por supuesto, no es necesario que lo hagan individualmente. De hecho, entre más participen, más enriquecedor será este ejercicio. Memoricen y fijen las estampas corporales que crearon para representar cada imagen.

Como las imágenes están secuenciadas ordenadamente, las estampas corporales también. Ahora, iniciando en la primera estampa, intenten crear una secuencia lógica de movimientos que los lleve por un recorrido corporal hasta la segunda estampa. No es necesario llegar rápida ni directamente. Este ejercicio funciona como cuando transitamos el camino de la casa a la escuela… entre más nos desviemos y entretengamos en el trayecto, más divertido será.

Memoricen y fijen la secuencia. Tal vez sea necesario realizarla varias veces para que su cuerpo también la memorice.

Ahora generen la secuencia que los lleve de la segunda a la tercera imagen, y así sucesivamente. Recuerden que la música elegida debe sonar todo el tiempo.

Cuando hayan completado todas las secuencias, traten de ligarlas para ejecutarlas todas de una sola vez. La música que eligieron dará un marco inmejorable a su trabajo.

Les recomiendo fotografiar su proceso y registrar en video el resultado. Podrán mostrarlo a quien sea y decir orgullosamente: “Mira, acabo de crear mi primera coreografía”

Saben que pueden mandar su material aquí, para que se los publiquemos. Nos encantará recibirlo y ver sus trabajos que, seguramente, serán impresionantes.

Un saludo




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te gustó este artículo? ¡Descárgalo y llévatelo en PDF!